©2019 por derechoalasalud.mx     I     Teléfono (55) 6845 5602     I     Aviso de privacidad

Desarrollado por Pardo Creativos

Impacto Económico de las Enfermedades Catastróficas en México

Actualizado: ene 9

Por Isaí Hernandez - Colaborador de Central Salud


#INSABI


En México, 48% del gasto total en salud es gasto privado, y de este, el 91% proviene directamente del bolsillo de las familias. Es decir, con el sistema de salud, que incluye al IMSS, ISSSTE, al Seguro Popular o al INSABI, las familias aportan una gran parte del gasto para la atención de su salud. Sin embargo, dicha situación se acentúa, cuando se trata de enfermedades catastróficas.


Se denominan enfermedades catastróficas porque son enfermedades de alta especialidad y alto costo que ponen en riesgo la vida y el patrimonio de las familias con el alto riesgo de caer en pobreza por motivos de salud. Hasta 2019, para los beneficiarios del Seguro Popular, dichas enfermedades eran atendidas a través de los Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad, y su costo era cubierto en su mayoría con recursos provenientes del Fondo de Gastos Catastróficos para los beneficiarios del Seguro Popular.


Sin embargo, de acuerdo con la Secretaría de Salud, a partir de 2020, con el inicio de operaciones del Instituto de Salud del Bienestar, quedan cubiertos los servicios en el primer y segundo nivel de atención, pero no así los de tercer nivel, que corresponden a la atención de las enfermedades catastróficas.


De acuerdo con un estudio realizado por el Instituto Mexicano para la Competitividad, el gasto promedio para atender una enfermedad catastrófica, es de aproximadamente 300 mil pesos anuales, con el que se cubren principalmente gastos de hospitalización y medicamentos. Solo como ejemplo, el gasto promedio para cáncer de mama se estima en 245 mil pesos anuales y para leucemias se estima en 875 mil pesos anuales


De acuerdo con la clasificación de los hogares por deciles de ingreso, si todo el gasto por dichas enfermedades lo absorbieran las familias, solo los hogares que tienen ingresos mayores a 492 mil pesos anuales, pueden hacer frente a dichos gastos. Si no se cuenta con algún mecanismo de seguridad social o de cobertura médica, las familias tienen que complementar los recursos para el tratamiento del familiar enfermo, sacrificando el gasto en alimentos, vestido o calzado, o de ser el caso, vendiendo sus casas o dejando de ir a la escuela.


Ante este escenario, es indispensable que el Instituto de Salud del Bienestar cuente con un mecanismo de cobertura de gastos para enfermedades catastróficas, que permita solventar al menos el 80% de los gastos médicos, ya que “ninguna familia promedio en México podría pagar el tratamiento de una enfermedad catastrófica, sin afectar el funcionamiento y desarrollo de la familia” (IMCO).



Bibliografía.

IMCO (2018). Pequeños pasos para transformar al Sistema de Salud. Centro de Análisis de Datos para la Salud. México.

***