La depresión: qué es y cómo afecta




#Depresión #SaludMental


La depresión es un trastorno mental sumamente frecuente en del mundo: más de 300 millones de personas la padecen. La Organización Mundial de la Salud (OMS) la define como una enfermedad que se caracteriza por la presencia de tristeza, culpa, sensación de cansancio, falta de concentración y trastornos relacionados al sueño y al apetito, así como la pérdida de placer e interés.


Existen diversas causas que inciden en el estado de ánimo de las personas y por tanto contribuyen a la aparición de la enfermedad como factores sociales, biológicos y psicológicos. Quienes atraviesan por episodios adversos en su vida social como desempleo o la pérdida de algún ser cercano tienen más posibilidades de sufrir depresión. Los traumatismos psicológicos y problemas de salud física como los padecimientos cardiovasculares también pueden agravar la injerencia de la enfermedad.


De prolongarse por un largo periodo de tiempo, la depresión puede transformarse en un problema de salud serio que puede afectar las actividades familiares, laborales y escolares del individuo, así como tener un impacto negativo en la salud física, pues puede incidir en comportamientos de riesgo y está sumamente ligada con enfermedades no transmisibles, problemas cardiovasculares y enfermedades crónico-degenerativas como el cáncer.


Debido a sus efectos sanitarios y sociales, la OMS considera a la depresión como una discapacidad. Se estima que los desórdenes depresivos son la mayor causa de pérdida de salud para la población mundial, generando alrededor de 50 millones de años vividos con discapacidad al año (Years Lived with Discapacity o YLD), que es la medida utilizada para calcular el peso de una enfermedad en la productividad del país.


En sus formas más prolongadas y peligrosas, la depresión puede conducir al suicidio. Según estimaciones de la OMS, alrededor de 800 mil personas se suicidan al año en el mundo.

Si bien existen tratamientos eficaces para tratar la depresión, el mayor obstáculo en el combate a esta enfermedad es la falta de un diagnóstico adecuado y oportuno. Los mayores obstáculos que enfrenta la atención eficaz de la depresión son la falta de recursos y personal sanitario capacitado, la estigmatización de los trastornos mentales y la evaluación clínica inexacta o errónea.


La estigmatización de la depresión es un factor que afecta al paciente en todas las esferas de su vida, ya que puede provocar marginación laboral y social que puede resultar en falta de oportunidad para obtener un empleo, ausentismo laboral, problemas interpersonales e incluso dificultades para acceder a servicios de salud pública.


Los afectados por esta enfermedad también tienen que afrontar la falta de apoyo de parte de familiares y amigos. La idea equivocada de que para curarse de una depresión sólo hace falta desearlo es ampliamente popular e impide que las personas acudan a un especialista que pueda atender el tratamiento.


Debido a los prejuicios que existen en torno a la depresión, la OMS lanzó en 2017 la campaña “Depresión: hablemos” con el objetivo de que personas en todo el mundo reconozcan su condición y se atrevan a buscar ayuda.


La depresión en México

Según las estadísticas más recientes, en México el 32% de la población ha tenido sentimientos asociados con la depresión. La población más afectada por este problema son los adultos mayores de 65 años (46%), seguida de la población de 50 a 64 años (40.3%) y, posteriormente, de 30 a 49 (34.3%).


Según estimaciones de la OMS, en 2015 los desórdenes depresivos provocaron 866 mil años viviendo con una discapacidad en México. Se espera que para 2020 los desórdenes depresivos representen la mayor causa de discapacidad en las regiones en desarrollo como nuestro país.


El suicidio, cuya principal causa es la depresión, se ha agravado en los últimos años. En 2018, se suicidaron alrededor de 18 personas al día. Los números totales han aumentado progresivamente durante los últimos 25 años: en 2018, 6,800 personas se suicidaron, representando una cifra equivalente a tres veces la reportada en 1994. Es importante notar que los grupos con menores índices de depresión, la población de 15 a 29 años es la más afectada por el suicido, constituyendo la segunda causa de muerte entre los jóvenes.


Un problema ligado a la depresión en los países en desarrollo es la carencia y baja densidad de atención psiquiátrica. Según la encuesta intercensal 2015, en México existen 3.65 psiquiatras por cada 100 mil habitantes, por encima de la tasa de los países con ingresos medios (1.2-1.4 psiquiatras por cada 100 mil habitantes), pero muy por debajo de la tasa de los países con ingresos altos (entre 6 y 7 psiquiatras por cada 100 mil habitantes). Además, la atención psiquiátrica está concentrada en los grandes centros poblacionales del país: la Ciudad de México, Jalisco y Nuevo León concentran al 60% de todos los psiquiatras del país. Si restamos a estas entidades, el resto del país tiene una tasa similar a la de los países con ingresos medios (1.78).



Fuentes:

Encuesta Nacional de los Hogares, INEGI 2017

Encuesta Intercensal, INEGI 2015

Heinze, Gerhard, et al. “Los especialistas en psiquiatría en México: año 2016”, Salud Mental, UNAM, 2016; 39(2), pp. 69-76 http://www.scielo.org.mx/pdf/sm/v39n2/0185-3325-sm-39-02-00069.pdf

OMS, “Depresión” https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/depression

OMS, Depression and Other Common Mental Diseases: Global Health Estimates 2015 https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/254610/WHO-MSD-MER-2017.2-eng.pdf;jsessionid=589706DCA29C9806752232FF969160B9?sequence=1

©2019 por derechoalasalud.mx     I     Teléfono (55) 6845 5602     I     Aviso de privacidad

Desarrollado por Pardo Creativos